Infecciones

Durante el embarazo, la madre puede sufrir alguna infección. Es importante tratar cualquiera que se presente cuidadosamente para no dañar al bebé nonato. Si una madre tiene ciertos tipos de infecciones, es prioritario monitorear estas condiciones y en algunos casos, administrar antibióticos durante el parto. La omisión en hacer esto puede provocar que la infección se pase al infante en el parto, y esto puede causarle graves lesiones permanentes que requieran tratamiento de por vida.

Si su hijo ha sufrido una lesión de nacimiento en Miami o en otra comunidad de Florida porque el personal médico falló al monitorear una infección existente, u omitió diagnosticar una nueva infección, usted podría tener una demanda por negligencia médica. Contacte hoy mismo al Grupo Legal Flaxman para explorar sus opciones legales en una consulta gratuita y sin compromiso para usted.

Infecciones de Estreptococo Grupo B (GBS)

Las infecciones por Estreptococo Grupo B (GBS) son de las más comunes relacionadas con lesiones de nacimiento, afectando anualmente a cerca de 12,000 infantes recién nacidos a lo largo del país. La GBS es un tipo de bacteria que algunas veces se encuentra en el intestino delgado o en la vagina. Si se presenta en la madre, puede pasarse al bebé durante el parto, y podría ingresar en la corriente sanguínea del infante. Las infecciones por GBS son extremadamente peligrosas. En los bebés, pueden causar meningitis, neumonía, problemas auditivos, discapacidad visual, daño cerebral, lesión pulmonar y muertes. La GBS puede ocasionar un parto prematuro, fiebre y una labor de parto prolongada. Es importante para los profesionales de la medicina hacer análisis para este tipo de infección y monitorear atentamente a las madres y a los bebés no natos. Si una madre presenta una infección por GBS, es prioritario tratar la infección y puede ser fundamental administrar un antibiótico durante o antes del parto para ayudar a proteger al infante.

Infecciones por Citomegalovirus Congénito (CMV)

Según el CDC (Centro para el Control y Prevención de Enfermedades), hasta un 30 o 35% de las mujeres en los Estados Unidos han sufrido una infección por citomegalovirus congénito (CMV) al cumplir los 40. Esta infección puede ser provocada por contacto con orina y saliva, aunque es más comúnmente transmitida a través de la actividad sexual. La CMV puede no presentar síntomas obvios y podría no ser peligroso para una madre. Sin embargo, puede pasarse al feto por la placenta. Si no es tratado, puede provocar al bebé problemas de salud durante toda su vida. Los infantes con CMV pueden experimentar ataques, problemas de conducta, y problemas hepáticos. También pueden tener cabezas pequeñas, aunque muchos bebés que son afectados no parecen presentar ningún síntoma durante años. Sin embargo, pocos años después de su nacimiento, los niños que se han visto afectados por la CMV pueden experimentar ataques, discapacidad mental, discapacidad auditiva, pérdida de la visión, problemas de coordinación y otros graves síntomas. La CMV es difícil de detectar y tratar porque a menudo no hay síntomas inmediatos. No obstante, los profesionales de los cuidados de la salud deben practicar pruebas de CMV en cualquier caso donde una madre pueda ser portadora y deben monitorear atentamente tanto a la madre como al hijo en los casos donde se presenta la infección por CMV.

Infección por Herpes Simple

Si una madre tiene el virus de herpes simple, puede provocar defectos en la piel, parto prematuro, discapacidad mental y problemas oculares al infante. El virus puede ser fácilmente transmitido de la madre al bebé durante el parto. Ya que no hay manera de eliminar completamente el virus del cuerpo de la madre, es importante para los profesionales de la medicina ordenar una operación cesárea en los casos donde una mujer está experimentado un brote activo. También es importante que los hospitales y doctores tomen precauciones extra en los casos donde una mujer ha adquirido el virus de herpes simple, y está embarazada.

Si su hijo ha sufrido una grave lesión de nacimiento, es importante consultar un abogado de lesiones personales en Miami o en su comunidad. Usted puede iniciar una demanda por negligencia médica en Miami para garantizar los recursos financieros que puedan ayudarle a pagar por cuidados médicos de calidad para su hijo. Para obtener más información, programe una consulta gratuita y sin compromiso con el Grupo Legal Flaxman, llamando al teléfono 1-866-FLAXMAN (1-866-352-9626).